Tipos de préstamos, ¿cuál me conviene más?

3.7/5 - (4 votos)

Un préstamo bancario es una operación financiera mediante la cual una entidad pone a disposición del cliente cierta cantidad de dinero. En esta operación, el cliente asume la obligación de devolver dicha cantidad de dinero más una serie de intereses en un plazo determinado.

Principales conceptos de los préstamos

Antes de solicitar un préstamo, lo primero que debemos hacer es tener muy claro las partes que lo conforman. A continuación, vemos los principales conceptos a tener en cuenta.

  • Prestamista. El que cede el dinero. En la mayoría de los casos, son las entidades bancarias.
  • Prestatario. La parte que recibe el dinero. Pueden ser personas físicas o jurídicas.
  • Intervinientes. Personas físicas y jurídicas que tienen obligaciones y derechos en un contrato de préstamo. Una situación muy habitual es que sólo la empresa que recibe el préstamo intervenga en él junto a la entidad financiera, pero en otras situaciones, especialmente cuando la entidad financiera necesita garantías para cubrir el riesgo de impago, existen más intervinientes, cada uno con sus derechos y obligaciones.
  • Avalista. La persona que asume la deuda en caso de que el prestatario no lo haga.
  • Capital. Cantidad de dinero que el prestamista concede al prestatario.
  • Cuota. Cantidad de dinero que el prestatario abona mensualmente al prestamista hasta el vencimiento del préstamo.
  • Tipo de interés. Precio que el prestatario paga por la cesión del dinero.
  • Plazo de amortización. Tiempo en el que el préstamo tiene que ser devuelto.
  • Comisión. Lo que el prestamista cobra al prestatario por determinados gastos asociados y servicios independientemente del tipo de interés.
  • Garantías. Son los bienes o derechos que los prestatarios aportan al préstamos en caso de impago.
  • Período de carencia. Tiempo durante el cual no se abonan las cuotas para devolver el capital pero sí se asumen los tipos de interés.
  • Valor de tasación. Valor que se le asigna a un bien aportado como garantía

Ahora que ya conocemos la definición de préstamo e identificamos las distintas partes que lo componen, veamos los diferentes tipos que hay en función del plazo y de la finalidad.

Tipos de préstamos en función del plazo de vencimiento

Lo más importante a la hora de seleccionar el plazo de un préstamo es que se ajuste a la finalidad del mismo y a tu capacidad de pago. ¡Te lo contamos! 

A corto plazo

Los préstamos a corto plazo deberían ser de importe reducido para asegurarte que puedes devolverlo en el plazo acordado sin poner en riesgo tu salud financiera. 

Por ejemplo, si pides un préstamo para unas vacaciones o un viaje, el plazo de devolución no debería ser superior a un año, ya que el siguiente seguramente querrás volver a irte de vacaciones y no deberías arrastrar ese pago. 

A medio plazo

Los préstamos a medio plazo son aquellos cuyo plazo de vencimiento oscila entre  tres y cinco años. Dentro de esta tipología los casos más comunes son préstamos para realizar estudios, comprar un coche o celebrar una boda.

A largo plazo

Este tipo de préstamos están pensados para financiar grandes desembolsos, cómo comprar una casa o abrir un negocio. La principal característica de este tipo de préstamos es que están respaldados por una garantía real, es decir, bienes reales o tangibles tales como una casa, un terreno o un coche. 

Se caracterizan también por su flexibilidad para distribuir la amortización en un plazo mayor. De esta forma, el prestatario hace frente al pago con mayor facilidad. La amortización de los préstamos a largo plazo suele ser de hasta 30 años. 

Tipos de préstamos en función de la finalidad

Préstamo Personal

Los préstamos personales se suelen solicitar para comprar bienes y servicios. Solo pueden solicitarlo personas físicas mayores de edad.

En cuanto a la cuantía a solicitar, dependerá del banco en cuestión pero, por lo general suele ser un mínimo de 6.000€ y un máximo de 60.000€. Dos de sus características principales son su rapidez y la no necesidad de garantías adicionales.

Dentro de los préstamos personales nos encontramos con 2 modalidades:

  • Préstamos al consumo

Los préstamos al consumo son un tipo de préstamo personal. Están destinados a la financiación de vacaciones, compras de electrodomésticos, adquisición de vehículos, reformas en el hogar, estudios, entre otros gastos.

  • Préstamos de estudios

Otro tipo de préstamo personal son los préstamos de estudios. Su principal característica es que están ligados a la financiación de estudios, en algunas ocasiones se considera un tipo de préstamo joven y hasta suelen tener condiciones más ventajosas que los préstamos al consumo. 

Préstamo Hipotecario

El préstamo hipotecario es el más conocido y la mayoría de las veces suele solicitarse para comprar una vivienda. El mecanismo es similar a los anteriores pero en la hipoteca se da como garantía un inmueble, normalmente el que se va a adquirir. 

Por lo general, el importe máximo a financiar para comprar una vivienda habitual es el 80% de su valor, y en caso de que se trate de una segunda vivienda es el 60%. En las hipotecas el plazo de amortización suele ser de hasta 30 años.

A diferencia del resto, al solicitar una hipoteca nos encontramos tres tipos de intereses distintos: interés a tipo fijo, interés a tipo variable o interés a tipo mixto

Préstamo Empresarial

Por último, encontramos el préstamo empresarial. Este tipo de préstamo está destinado a financiar inversiones empresariales a largo plazo. En algunas ocasiones también se solicitan para dar un impulso puntual mediante financiación externa.

En caso de que el préstamo sea para financiar un negocio o empresa nueva, es necesario presentar un plan de viabilidad del proyecto. Por el contrario, si es una empresa que ya tiene años de vida, se solicitará información sobre la situación actual de la misma.

Los tipos de interés dependerán de la entidad, del tipo de préstamo, del tipo de proyecto y de si tiene garantías o avales. 

Ahora que ya hemos visto diferentes tipos de préstamos, quizá estés pensando en solicitar uno. Para ello, lo mejor es que acudas a tu banco para realizar un análisis previo de la situación y ver qué tipo de préstamo encaja mejor con tus necesidades. 

Logo Movil

Consejos para evitar estafas al comprar online

Suscríbete a la newsletter y consigue nuestra guía por tiempo limitado.