¿Cómo funciona el alquiler con opción a compra?

¿Vivir de alquiler o comprar vivienda? Muchos se han enfrentado a esta pregunta y lo cierto es que no tiene una sola respuesta válida. Dependiendo de tu situación personal concreta, en algunos casos será mejor comprar y en otros, alquilar. En este artículo nos centraremos en una alternativa que combina ambas, el alquiler con opción a compra.

El aumento de la gente que vive de alquiler y el boom de los alquileres turísticos ha tenido como consecuencia una subida de los precios. Es por eso que el dilema entre si es mejor comprar o alquilar está más vivo que nunca.

Cualquiera de las dos opciones tiene sus ventajas e inconvenientes, desde la flexibilidad que otorga el estar de alquiler al incremento de patrimonio que supone una vivienda en propiedad. Sin embargo, el alquiler con opción a compra combina lo mejor de las dos.

Alquiler con opción a compra, ¿en qué consiste?

El alquiler con opción a compra es un tipo de contrato por el que se negocia un alquiler durante un tiempo determinado y, cuando finaliza ese plazo, el inquilino decidirá si ejecuta la compra por un precio acordado previamente. Además, se descontará de forma total o parcial las rentas de alquiler que hayan sido abonadas hasta ese momento.

En cuanto al contrato, se firma uno doble o mixto que estará compuesto de dos subcontratos, uno de alquiler y uno de compraventa. Dicho documento tiene ventajas tanto para el propietario como para el inquilino. Para el primero, mientras no hay una compra tiene la vivienda en alquiler. Para el segundo, vivirá de alquiler mientras realiza una inversión en una posible compra de futuro.

Realizar un alquiler con opción a compra no tiene que suponer un incremento del precio mensual, pero hay que tener en cuenta que puede existir un desembolso inicial mayor. El motivo es que el inquilino hará frente a una prima por la opción de compra, aunque este punto es opcional y negociable entre ambas partes. Esta suele ser mayor que la cantidad que se aporta en la fianza. Y, por otro lado, si al final se declina la compra, se pierde prácticamente la totalidad de este importe.

Por norma general, la compra de la vivienda suele darse antes de que termine el plazo fijado. El arrendatario suele decidirse antes de los dos años, con lo que así no sufrirá mucho la fluctuación de los precios y el propietario consigue vender la vivienda.

Ventajas de este tipo de operación

Aunque por el momento es una fórmula poco habitual, hay que tener en cuenta que es un contrato de alquiler con una cláusula por una futura compra. Como explicamos anteriormente, se fija un precio final y un tiempo máximo en el que se puede ejecutar la compra. Aunque este tipo de contrato tiene sus pros y contras.

Ventajas del alquiler con opción a compra:

  • Ocasión de conocer a fondo la vivienda. El hecho de poder estar de alquiler durante un periodo de tiempo servirá al inquilino para valorarla en profundidad. Desde conocer a los vecinos, adaptarse a la nueva vivienda, saber si hay un ruido excesivo, si el entorno es el que estaba buscando y mucho más. El futuro comprador vivirá durante un tiempo en la vivienda para estar seguro de si colma sus expectativas y finalmente ejecuta la compra.
  • Posibilidad de elegir el mejor momento de compra. Al comprador le permite asentarse y buscar la financiación con tranquilidad, ya que se puede ejecutar la orden de compra durante un plazo amplio y sin agobios. Además, las mensualidades se descontarán del precio final. Te recordamos que en ABANCA contamos con diversas opciones de hipoteca.
  • La decisión, en manos del inquilino. No es una compra obligatoria, con lo que, si hay algo que no termina de encajar, o si no se puede hacer frente por motivos personales o laborales, se podrá descartar la compra. Hay que tener en cuenta que se perderán las cantidades de alquiler y la opción de compra. Si se realizó un desembolso como prima inicial, también se perderá.
  • El precio de compraventa, inamovible desde el principio. El importe de compra quedará fijado al inicio y puede suceder que con el paso del tiempo beneficie a uno o a otro dependiendo de cómo haya fluctuado el precio de la vivienda. En cambio, el del alquiler puede variar en función del IPC si el dueño lo exige así.

Si estás buscando una vivienda, analiza las opciones que existen en cuanto al alquiler con opción a compra. En ABANCA contamos con un servicio inmobiliario especializado para ayudar a nuestros clientes a encontrar la casa que mejor se adapte a sus necesidades.

Deja un comentario
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.