Diferencias entre traspaso y transferencia bancaria

Los movimientos de dinero entre cuentas son unas de las operaciones más habituales y solicitadas en las entidades bancarias. Y en un campo tan especializado como el bancario, es muy común utilizar términos distintos como sinónimos cuando en realidad no lo son. Esto es lo que ocurre con traspaso y transferencia bancaria. ¿Quieres saber en qué se diferencian? Te lo contamos.

Qué es un traspaso

Los traspasos son los movimientos de dinero que se realizan entre cuentas de un mismo titular y dentro de una misma entidad. A veces también se denomina transferencia interna.

También se denomina traspaso a los envíos de dinero que se realizan entre distintos titulares que tienen abiertas cuentas en un mismo banco.

Como el movimiento de dinero se realiza dentro de la misma entidad, la operación se realiza casi de forma instantánea y el apunte se hace de forma simultánea en las dos cuentas.

Qué es una transferencia bancaria

Una transferencia bancaria también supone el envío de dinero de una cuenta a otra. En este caso, la diferencia con un traspaso reside en que se realizan entre entidades distintas y, normalmente, entre titulares distintos.

Para realizar una transferencia bancaria únicamente debemos conocer el número de cuenta del destinatario, conocido como IBAN y, para más seguridad, el nombre de dicho beneficiario. La clave que nos indica si ese movimiento de dinero es una transferencia es que ambas cuentas pertenecen a entidades bancarias distintas.

Tipos de transferencias

Dependiendo del destino, hay transferencias bancarias nacionales e internacionales. Las primeras son más rápidas y, dependiendo del banco, pueden cobrar o no comisiones.

Para hacer una transferencia, lo habitual era desplazarse al banco y ordenarla en persona. Actualmente, con la llegada de la banca online y la ampliación de las funciones de los cajeros automáticos, es posible realizarlas en cualquier momento y a cualquier hora.

¿En qué se diferencias estos movimientos bancarios de dinero?

  • Uno o dos bancos. Esta es la principal diferencia entre el traspaso y la transferencia. El traspaso se realiza entre cuentas pertenecientes al mismo banco, mientras la transferencia implica a entidades bancarias distintas.
  • Cobro o ausencia de comisiones. Como norma general, el traspaso no suele supone ningún gasto a la persona que emite el envío de dinero, mientras que las transferencias pueden suponer comisiones dependiendo del banco y del tipo de transferencia (ordinaria, instantánea, urgente, etc.).
  • Instantáneo o no. Como el traspaso se realiza entre cuentas del mismo banco, no suele suponer ninguna demora de tiempo. Mientras que las transferencias suelen conllevar un mayor retraso (hasta un día hábil)
  • En efectivo. Las transferencias se pueden hacer en efectivo desde un cajero, algo que no es posible con un traspaso.

Aunque son muy similares, las transferencias y los traspasos son notables y es importante que las tengas en cuenta a la hora de mover tu dinero de una cuenta a otra.

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.