Día Mundial del Ahorro: la importancia de la educación financiera entre los más pequeños

Con motivo del Día Mundial del Ahorro, que se celebra todos los años el 31 de octubre, te damos unos tips para fomentar la educación financiera y el ahorro entre los más pequeños de la casa para consolidar su autonomía en el futuro cercano.

Cómo enseñar a ahorrar a los pequeños

Adquirir educación financiera desde pequeños hará que sea mucho más fácil ahorrar en la edad adulta y tener una gestión de las finanzas personales más eficiente.

Enseñar a ahorrar no debe ir de la mano de limitaciones y restricciones, sino de la concienciación. Hay que explicar que el dinero es un bien limitado. Es fruto del trabajo diario y debe servir tanto para las necesidades actuales como para las futuras. Es fundamental explicar la situación económica de cada familia. Así como la estabilidad o inestabilidad de los ingresos y los posibles proyectos futuros. Como comprar una casa, un coche o financiar los estudios de los hijos.  Es decir, los motivos por los que no se puede gastar todo lo ingresado cada mes.

Partiendo de esta base, también se puede explicar el desglose de gastos a los que se hace frente mes a mes. No todo lo que entra es limpio, hay que restar alquileres o hipotecas, facturas, seguros, comida, ropa, etc. A esta cantidad resultante habría que restarle también la parte destinada al ahorro. Por lo que quedaría un montante mucho más reducido para los caprichos y demás gastos que no son realmente imprescindibles.

Buenas prácticas para empezar a ahorrar

Una vez sentadas estas bases, de pueden aplicar estas prácticas para que los niños comprendan mejor la importancia del ahorro:

  • Hacer que los niños administren su propia paga fija mensual. De esto modo aprenderán a administrar una cantidad limitada de dinero para poder cubrir sus caprichos a lo largo de todo el mes. Esta paga debe empezar siendo baja y limitada a un par de conceptos, como snacks y hacer planes con los amigos. E ir aumentando progresivamente hasta cubrir otros conceptos, como juguetes o ropa.
  • Usar una hucha: el icono inconfundible del ahorro. Con la hucha, los pequeños podrán ser conscientes de que lo que no se gasten este mes, será un extra para el mes siguiente. Esto les permitirá darse algún capricho mayor o seguir ahorrando mes a mes.
  • Fijar pequeños objetivos de ahorro: gracias a la hucha aprenderán a fijar pequeños objetivos de ahorro, como guardar una cantidad durante 3 meses para un nuevo videojuego.
  • Crear una cuenta de ahorro infantil: una vez la hucha se empiece a quedar justa y comprendan la importancia de contar con esos ahorros de cara al futuro, es el momento de abrir una cuenta infantil.
  • Hacer balance de los gastos mensuales: cuando ya estén más familiarizados con la paga fija pueden empezar a analizar en qué están gastando más o menos y cómo ajustarlo mes a mes. Esto puede llevarse a cabo manualmente o desde alguna aplicación de ahorro. De este modo podrán detectar si, por ejemplo, un mes han gastado demasiado comprando un determinado juguete y no deberían comprar más para el siguiente.
  • Reducir los gastos del hogar también cuenta: apagar las luces, desconectar los electrodomésticos, no malgastar el agua… aunque los pequeños no noten un beneficio directo por estas acciones, debe enseñarse que están beneficiando a toda la familia.
  • Predicar con el ejemplo: para que los pequeños comprendan la importancia de ahorrar deben ver que sus padres también están concienciados y aplican en sus finanzas personales las mismas recomendaciones que les enseñan.

España, país pionero del ahorro

¿Sabías que antes de instaurarse en 1924 el Día Mundial del Ahorro, España fue pionera al declarar 3 años antes, en 1921, el Día Nacional del Ahorro?

El primer Congreso Internacional celebrado en Milán, en 1924, sentó las bases para desarrollar en la sociedad la necesidad de aprender a no malgastar, enfocando la idea del ahorro como una actitud segura que permitiera mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. El II Congreso Internacional del Ahorro, en 1929, tuvo como principal objetivo promover la función educadora de las Cajas de Ahorros.

Inicialmente, el objetivo del Día Mundial del Ahorro era concienciar a la población sobre la importancia y las ventajas de depositar los ahorros en una entidad bancaria. En la época de los años 20 había poca conciencia sobre el ahorro. Una importante parte de la población continuaba guardando el dinero debajo el colchón. Literalmente.

Para llevar a cabo este objetivo, las entidades bancarias usaron varios medios diferentes para su difusión. Desde huchas y carteles a sorteos, concursos, distribución de cuentas de ahorro, conferencias, películas, artículos, etc. Por otra parte, han ido enfocando las acciones de divulgación en las escuelas, hasta concluir que los principios del ahorro eran fundamentales en los programas educativos. Aprender a ahorrar desde pequeños es clave en la educación financiera.

¿Te has quedado con ganas de ver más ideas e iniciativas para ahorrar? ¡Estos posts te interesan!

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.