Scoring: en qué nos fijamos los bancos para conceder un préstamo

Scoring: en qué nos fijamos los bancos para conceder un préstamo
Valora esta entrada

Es uno de los términos clave de la jerga financiera: scoring. Bajo ese anglicismo se agrupan los diferentes cálculos que las entidades financieras realizamos para, en román paladino, saber cuánto dinero podemos prestar a una persona o a una empresa.

Así que, si vas a pedir un préstamo y no sabes cuánto pedir, esto te interesa.

¿Cuál es el criterio para dar un préstamo?

Pongámonos técnicos: scoring es un estudio de la probabilidad de que una operación de financiación (para un cliente determinado, con una finalidad específica y en un plazo concreto) dé problemas al banco (impago, morosidad...). Si esa probabilidad es inferior al límite establecido en la política de riesgo del banco, la operación se podrá ejecutar y tendrás vía libre para obtener el dinero.

Habitualmente los bancos distinguen dos tipos de información: la que ya posee la entidad bancaria (en el caso de que ya seas cliente) y la que ha de aportar el interesado.

“El objetivo del cliente y del banco, al menos en ABANCA, debe ser el mismo: que la operación sea adecuada a tu perfil y a tus necesidades”

Los datos que pertenecen a la base de datos del banco son los de carácter personal básico (como la edad, determinante por ejemplo para una hipoteca), la información relacionada con los productos contratados y los ingresos domiciliados. También cuenta con el historial de préstamos del solicitante y las declaraciones de bienes. Si aún no eres cliente de ABANCA, se te pedirá esa información igualmente.

Pero todos estos datos necesitan ser contrastados con información extra que deberás aportar y que son necesarios para hacer un cálculo correcto: la justificación de para qué se necesita el dinero (facturas, contratos o señales), información de tu situación patrimonial o, si es el caso, de los intervinientes en la operación o , en el caso de una hipoteca, la tasación de los bienes que quieres hipotecar.

Una vez que has aportado todo este papeleo, se hará el cálculo y habrá un veredicto, pero recuerda siempre que el objetivo del cliente y del banco, al menos en ABANCA, debe ser el mismo: que la operación sea adecuada a tu perfil y a tus necesidades, ni más ni menos.

¡Deja un comentario!
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.