¿En qué consiste el contrato fijo discontinuo?

Desde la nueva reforma laboral de 2022, el contrato fijo discontinuo está en boca de todos y en el punto de mira de las inspecciones de trabajo. Pero, ¿en qué consiste realmente este tipo de contrato?

Para aclarar todas tus dudas al respecto, en este post analizamos qué es el contrato fijo discontinuo, los requisitos para aplicarlo y los derechos con los que cuenta el trabajador.

El contrato fijo discontinuo: qué es

Dado que España es un país con un alto grado de estacionalidad, especialmente en el sector servicios, y a raíz de la limitación de los contratos temporales, el contrato fijo discontinuo se ha convertido en una de las alternativas de contrato en auge. Aunque ya existía antes de la última reforma laboral, es ahora un tipo de contrato cada vez más habitual.

Es importante tener en cuenta que se trata de una modalidad de contrato indefinido, no temporal. Sin embargo, sí es un contrato de temporada. Esto quiere decir que el trabajador fijo discontinuo lleva a cabo una labor de carácter estable pero no continua en el tiempo. Forma parte de la plantilla fija de la empresa, aunque no trabaja todo el año, y tiene derecho a ser llamado al año siguiente para el mismo puesto.

El artículo 16 del Estatuto de los Trabajadores regula este tipo de contratos. Desde la aprobación de la nueva reforma laboral, que incorpora cambios en su regulación, ahora se tiene en cuenta para su cálculo toda la duración de la relación laboral. Mientras que antes solo se calculaba según el tiempo efectivo trabajado.

Características principales

El contrato fijo discontinuo puede ser a jornada completa, parcial o para la prestación de servicios fijos discontinuos. Tiene que hacerse necesariamente por escrito y en el modelo oficial de contrato indefinido fijo discontinuo del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

En este contrato debe indicarse, en la segunda cláusula, una serie de aspectos. Estos son: el sector de actividad, la duración estimada de la actividad, las horas totales de trabajo, la distribución de la jornada y el orden en el que se llamará a los trabajadores de la empresa cada temporada para su contratación.

En un contrato indefinido fijo discontinuo solo pueden realizar horas complementarias – que se abonan al mismo precio que las ordinarias – los empleados que tienen una jornada parcial. El trabajador fijo discontinuo percibe como salario los mismos conceptos retribuidos que se contemplan en el Convenio Colectivo para los trabajadores con contrato indefinido.

Ejemplos de contrato fijo discontinuo

Algunos ejemplos de trabajos con contrato fijo discontinuo son:

  • Actividades laborales de verano relacionadas con la hostelería (camarero o personal para un hotel, por ejemplo).
  • Servicios que se realizan en la temporada escolar, como pueden ser los monitores o los conductores de autobús escolar.
  • Labores de recogida de fruta de temporada.

Ventajas del contrato fijo discontinuo

La ventaja fundamental para un trabajador fijo discontinuo es que cuenta con una mayor flexibilidad a la hora de cobrar prestaciones por desempleo o de tener acceso a diferentes ayudas. Tiene más ventajas que un contrato temporal, puesto que hay un compromiso de contratación y entre los derechos del contrato fijo discontinuo se incluye el derecho a indemnización en el caso de finalizar la relación laboral. Además, cotiza a la Seguridad Social en las mismas condiciones que un trabajador indefinido.

Para la empresa tiene todas las ventajas de un contrato indefinido, ya que permite beneficiarse de bonificaciones y reducciones por la contratación de trabajadores. Así como contar con una plantilla estable.

Una de las últimas novedades es que un trabajador fijo discontinuo también puede solicitar el subsidio de mayores de 52 años, cumpliendo las condiciones del resto de trabajadores.

¿Qué pasa si el contrato termina?

Si llega el momento de reincorporación del trabajador al puesto que ejercía después de una temporada sin actividad y no ha sido llamado, se entiende que se ha producido un despido. Ante este despido, el trabajador, como hemos comentado, tiene derecho a indemnización, igual que otro contrato indefinido.

Cuando pasa esto, el trabajador fijo discontinuo puede presentar una papeleta de conciliación por despido improcedente dentro de los 20 días hábiles siguientes a no haber sido llamado, sin contar los sábados, domingos y festivos. Así podrá recibir la indemnización que le corresponde, que se calculará teniendo en cuenta su antigüedad (es decir, la duración total de la relación laboral).

¿Por qué hay más inspecciones de trabajo?

Una de las grandes preguntas a la hora de hablar del contrato fijo discontinuo es por qué este tipo de contrato está bajo la lupa de Inspección de Trabajo. Este organismo se encarga de comprobar que estos contratos se emplean realmente para labores estacionales.

Tras la reforma laboral del 2022, el Ministerio de Trabajo ha anunciado que Inspección va a llevar a cabo una campaña específica destinada a controlar el posible fraude del contrato indefinido fijo discontinuo. Esto se debe también a que ahora muchas compañías que no pueden hacer contratos temporales están recurriendo a los fijos discontinuos.

Y es que según denuncian los sindicatos, muchos contratos temporales que se hacen en España deberían ser realmente fijos discontinuos. Las empresas no pueden contratar al mismo trabajador durante varias temporadas con contratos temporales en actividades que son estables.

¿Hemos aclarado todas tus dudas sobre el funcionamiento del contrato fijo discontinuo? Si te interesa saber más sobre aspectos del ámbito laboral, no dudes en echar un vistazo a algunos de nuestros posts relacionados.

 

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.