Cómo pedir la baja laboral: lo que necesitas saber

La incapacidad temporal es aquella situación en la que se encuentra el trabajador cuando no puede realizar sus tareas profesionales debido a una enfermedad, común o profesional, o accidente, ya sea de trabajo o no. También se consideran situaciones de incapacidad temporal los periodos de observación por enfermedad profesional, cuando es necesaria la baja médica.

Una baja laboral puede convertirse en un duro proceso burocrático cuando un trabajador deba ausentarse de su lugar de trabajo con motivo de algún problema de salud.

Si te da miedo pensar en el momento en que no puedas asistir a tu puesto de trabajo por alguno de los motivos mencionados, o por cualquier otra enfermedad, porque no sabes cómo proceder, ¡no te preocupes! En este artículo te detallamos todo lo que necesitas saber para pedir la baja laboral.

Tipos de bajas

Existen dos tipos de baja que debes conocer antes de pedir la tuya:

  1. Baja por contingencias comunes: es aquella situación en la que un trabajador, por causa de un accidente o enfermedad no laboral, se encuentra imposibilitado para el desarrollo de su trabajo y recibe asistencia sanitaria por parte del Sistema Público de Salud.
  2. Bajas por contingencias profesionales: es aquella situación en la que un trabajador, por causa de un accidente o enfermedad laboral, se encuentra imposibilitado para el desarrollo de su trabajo y recibe asistencia sanitaria por parte de la mutua que tenga concertada la empresa empleadora.

Pasos para pedir la baja laboral

Si deseas pedir la baja, lo primero que tienes que hacer es acudir a tu médico. Si se trata de un accidente no laboral o una enfermedad común, debes acudir a la Seguridad Social. En cambio, si se trata de una baja por accidente de trabajo o enfermedad profesional, es la empresa la que se debe encargar de los trámites.

Para otorgar la confirmación de la baja, el médico debe ir emitiendo los partes de confirmación de baja, que son los que verifican ante la empresa que el trabajador está incapacitado para desarrollar su trabajo con normalidad. Asimismo, si la persona no pudiera desplazarse, el parte de confirmación lo podría entregar un familiar.

¿Qué cobro cuando estoy de baja?

A la hora de calcular lo que cobrarás estando de baja médica por incapacidad temporal, debes diferenciar según cuál sea el origen de la baja médica. En todo caso, para calcular qué se cobra estando de baja se utilizan dos variables importantes: la base reguladora y el porcentaje de aplicación.

En el caso de que tu baja sea por contingencias comunes, cobrarás tu salario de la siguiente manera:

  • Los tres primeros días de baja corren a cargo del trabajador. La empresa no tiene que pagar el salario.
  • Desde el cuarto día hasta el día 15, es la empresa la que asume la baja pagando el 60% de la base de la cotización del mes anterior.
  • Desde el día 16 al día 21, es la mutua o el Instituto Nacional de la Seguridad Social quienes se encargan de pagar la baja aportando el 60% de la base de cotización.
  • Desde el día 21 hasta el momento del alta, la cantidad a abonar asciende al 75%, y también será abonada por la mutua o por el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

En cambio, si tu baja es por contingencias profesionales, recibirás tu sueldo de la siguiente manera:

  • Desde el día siguiente a la baja médica y hasta que se produzca el alta, el trabajador cobra el 75% de la base de cotización, siendo la mutua quién se encarga del pago de la misma.

¿Cuánto tiempo puedo estar de baja?

De acuerdo con la Ley General de la Seguridad Social (LGSS), el plazo máximo que puedes estar de baja médica es de un año: 365 días. Si pasado ese tiempo, el trabajador sigue de baja, los organismos competentes de la Seguridad Social evaluarán al trabajador optando por darlo de alta, al considerar que ya puede trabajar, o propondrán al trabajador una incapacidad permanente. Es decir, este seguirá estando de baja hasta que se le reconozca el grado correspondiente de incapacidad permanente.

Una última opción sería proponer una prórroga de seis meses mientras los cuales el trabajador seguirá siendo controlado periódicamente. En este caso, si se terminan los seis meses y el trabajador sigue de baja, la Seguridad Social debe optar, de nuevo, entre dos situaciones. La primera posibilidad sería dar de alta al trabajador por considerar que ya se ha curado y puede reincorporarse, o proponer la incapacidad permanente. La otra opción es demorar la calificación de la incapacidad permanente para los casos en los que el trabajador necesita más tiempo para recuperarse –sin tener que solicitar la incapacidad permanente–, periodo que consistirá en un máximo de 180 días más.

Deja un comentario
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.