La herramienta de Hacienda para saber qué impuestos paga un autónomo

4.9/5 - (10 votos)

Es normal que temas como los impuestos, la declaración de la renta, las ayudas del Estado, las obligaciones fiscales etc., sean complicados de entender, especialmente para aquellas personas que gestionan una empresa o son autónomos. Por ello, siempre tenemos que recurrir a alguna forma de resolver nuestras dudas. Si eres autónomo y/o estás interesado en saber sobre la herramienta de Hacienda que permite saber qué obligaciones fiscales e impuestos paga un autónomo, ¡este es tu post!

Herramienta de Hacienda para saber qué obligaciones fiscales e impuestos paga un autónomo

La herramienta de Hacienda para saber qué impuestos y obligaciones fiscales tiene un autónomo se encuentra disponible en la web de la Agencia Tributaria, bajo el nombre de “Buscador de actividad y sus obligaciones tributarias”, y lo mejor de todo es que es totalmente gratuita.

Esta herramienta sirve para obtener información detallada acerca de los grupos o epígrafes que clasifican las actividades económicas dentro de las tarifas del impuesto sobre actividades económicas. Es decir, facilita la identificación de las obligaciones tributarias asociadas a la actividad que realiza el contribuyente.

Una vez seleccionada la actividad, el autónomo deberá responder una serie de preguntas básicas, como si es persona física o jurídica, si es residente o si paga alquiler cuando realiza actividades, si contrata trabajadores o tiene que afrontar el alquiler de la propiedad, etc. A partir de estas respuestas, es necesario hacer clic en “Ver obligaciones” y la herramienta indica todas las obligaciones fiscales en función de su actividad, naturaleza (persona física o no) o si dispone de algún local alquilado.

Los impuestos a los que se hace referencia en esta herramienta incluyen el impuesto sobre actividades económicas (IAE), el impuesto sobre el valor añadido (IVA), el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) y otras retenciones, como aquellas relacionadas con los trabajadores a su cargo.

¿Qué impuestos paga un autónomo?

Aunque con esta herramienta de Hacienda puedes consultar esta duda de forma sencilla, a continuación, te vamos a presentar un resumen de los principales impuestos que paga un autónomo.

  • IAE. Es un tributo municipal que grava el ejercicio de actividades económicas, ya sean empresariales, profesionales o artísticas. Este impuesto se aplica a todas las personas físicas o jurídicas que lleven a cabo actividades económicas, independientemente de su forma jurídica, naturaleza o finalidad lucrativa. Es de carácter obligatorio, directo y real. Su recaudación es de gestión compartida entre el Estado y las administraciones locales.
  • IVA. Es un impuesto indirecto que grava el consumo, que siempre recae sobre el consumidor final. En todos los casos, las empresas o autónomos actúan como intermediarios entre el Ministerio de Hacienda y el consumidor final porque pagan a las autoridades fiscales la diferencia entre el impuesto al valor agregado que transfieren y el que recaudan a sus clientes. El impuesto se paga trimestralmente (o mensualmente en determinadas circunstancias).
  • IRPF. Es un impuesto que grava las rentas empresariales obtenidas por el autónomo. Este puede elegir entre un sistema de estimación directa simplificado, un sistema de estimación directa normal y un sistema de estimación objetiva (módulo). Los autónomos que realicen actividades a través de sociedades mercantiles deberán pagar el impuesto de sociedades en lugar del impuesto sobre la renta de las personas físicas. El IRPF es un impuesto que se paga trimestralmente (o mensualmente en determinadas circunstancias), al igual que el IVA y que hay que declarar en los casos aquí contemplados.

En caso de tener trabajadores y profesionales

Los autónomos que cuentan con empleados y/o colaboradores en su empresa deben cumplir con una obligación adicional: el pago de retenciones que forman parte de las obligaciones fiscales o impuestos asociados a la actividad autónoma. Estas retenciones se aplican tanto a las nóminas de los trabajadores como a las facturas de profesionales que hayan sido emitidas. Para realizar la declaración correspondiente ante Hacienda, es necesario presentar el modelo 111.

Es decir, si tienes trabajadores, en función de las circunstancias personales y familiares, debes retener un porcentaje de su nómina. Estas retenciones se consideran un adelanto del IRPF y, en este proceso, la empresa actúa como intermediaria entre el Ministerio de Hacienda y los empleados. La empresa deduce la cantidad correspondiente de las nóminas y luego presenta el modelo 111 a Hacienda, donde también realiza el ingreso correspondiente.

Retenciones por local alquilado

Además de cumplir con las obligaciones fiscales por tener empleados, también es necesario hacerlo al alquilar un local para realizar las actividades de la empresa. En este caso, el inquilino está obligado a retener el 19% de la renta reflejada en la factura emitida por el propietario. Así, el inquilino se convierte en un intermediario entre el Ministerio de Hacienda y el arrendador.

Las retenciones de impuestos generadas por el alquiler se deben ingresar mediante el modelo 115, siendo responsabilidad del inquilino realizar dicho trámite. Esto implica que el inquilino dejará de pagar la totalidad del importe al arrendador, ya que retendrá el porcentaje correspondiente y lo transferirá a la administración tributaria.

Estos pagos se realizan trimestralmente (o mensualmente en determinadas circunstancias).

Declaración de la renta

Al igual que otros contribuyentes, los autónomos también deben presentar una declaración de la renta o modelo 100. Esta declaración no solo debe incluir los gastos e ingresos del autónomo, sino también cualquier otra fuente de ingresos o gastos adicionales. Por ejemplo, se deben incluir aspectos como si el autónomo trabaja para su propia empresa, si tiene una hipoteca sobre su residencia habitual, si realiza aportaciones a su plan de pensiones, etc. También se tendrán en cuenta los datos personales y familiares..

En nuestro blog puedes encontrar una guía de la declaración de la renta que te puede echar una mano a la hora de hacer todos estos trámites.

Problemas por no pagar en plazo

El retraso del pago de impuestos puede traer varias consecuencias, dependiendo del tiempo que tardemos en pagar y de si la detección del impago fue iniciativa propia o resultado de un aviso de la Administración.

Si efectuamos el pago antes de que la Administración nos avise, no tendremos ninguna sanción por el retraso. Sin embargo, en la normativa del Boletín Oficial del Estado (BOE), se establece un sistema de penalización de recargos progresivos por presentación extemporánea del 1% por cada mes completo de retraso, sin intereses de demora, hasta alcanzar un período máximo de 12 meses de retraso. Una vez transcurridos los 12 meses, el recargo es fijo del 15%, con intereses de demora. 

En el caso de haber recibido una notificación de la Administración antes de haber pagado se constituye una infracción tributaria, la clasificación de esta infracción puede variar entre leve, grave o muy grave. En función de la gravedad de la infracción, las sanciones aumentarán, siendo del 50% para la infracción más leve y del 150% para la más grave, calculadas sobre el monto total adeudado.

Ahora que sabes qué impuestos paga un autónomo gracias a la herramienta de Hacienda podrás gestionar más fácilmente las obligaciones fiscales. Este conocimiento te dará una ventaja clave en la gestión de tu situación tributaria.

Recuerda que los contenidos de este blog tienen carácter informativo. Cualquier actuación motivada por su contenido o por la interpretación de las normas a las que hace referencia deberá ser analizada de forma específica teniendo en cuenta la situación particular de que se trate.

Logo Movil

Consejos para evitar estafas al comprar online

Suscríbete a la newsletter y consigue nuestra guía por tiempo limitado.