¿Qué es un seguro de protección de pagos y para qué sirve?

Debido a la incertidumbre que hemos vivido estos últimos años, el interés por saber qué es un seguro de protección de pagos ha aumentado considerablemente. Se trata de un producto financiero vinculado a préstamos personales e hipotecas (e incluso a algunas tarjetas) que cubre el pago de las cuotas mensuales en ciertas situaciones.

Los seguros de protección de pagos cobraron popularidad en el 2020, cuando muchos trabajadores entraron en ERTE a causa de la pandemia.

Y es que este seguro cubrió las cuotas de las hipotecas y los préstamos personales de estas personas que se quedaron sin empleo de forma temporal y tenían dificultades para hacer frente a sus pagos. A continuación, te contamos en detalle qué son este tipo de seguros, qué coberturas ofrecen y qué debemos hacer en caso de necesitar dicho producto.

Qué es un seguro de protección de pagos

Se trata de un producto asegurador que te garantiza el pago de las cuotas de un préstamo, ya sea personal o hipotecario, y de ciertos suministros del hogar durante un plazo determinado en caso de perder el empleo, baja laboral, enfermedad o accidente.

En el caso de las hipotecas la prima del seguro varía entre el 1% y el 5% del total del préstamo hipotecario solicitado.

Qué coberturas tiene un seguro de protección de pagos

Los seguros de protección de pagos se suelen contratar de forma paralela a la contratación de los préstamos hipotecarios y personales, cubriendo la cantidad de dinero solicitada al banco.

Las coberturas que incluyen este tipo de seguros normalmente son las siguientes.

Desempleo, incluyendo ERE y ERTE generalmente

Se aplicará la cobertura del seguro en caso de dejar de trabajar, siempre y cuando no se trate de una baja voluntaria, un despido procedente u otra situación en la que no tengamos derecho a recibir el paro. Al mismo tiempo, la jubilación tampoco estaría cubierta.

Es una cobertura válida para trabajadores indefinidos por cuenta ajena a los que se le tiene en cuenta su estabilidad laboral, la tipología de contrato y que lleve más de seis meses trabajando.

Como ya te contamos antes, en el inicio de la pandemia, las personas que entraron en ERTE y, además, tenían contratado un seguro de protección de pagos, pudieron hacer frente al pago de las cuotas de sus préstamos con mayor facilidad.

Incapacidad temporal o baja médica

Si eres funcionario, autónomo o trabajador por cuenta ajena temporal, el seguro se aplicará si no puedes realizar tu trabajo habitual por una enfermedad o accidente.

Aquí debemos tener en cuenta que no cubre el embarazo ni tampoco enfermedades de carácter psicológico como estrés o depresión.

Además, si en el momento en el que contratas el seguro padeces alguna enfermedad, esta no estará cubierta.

Hospitalización

En caso de que no estés realizando ninguna actividad laboral, este seguro cubrirá tus cuotas en caso de hospitalización por enfermedad o accidente.

Qué otras coberturas ofrece un seguro de protección de pagos

Aunque las coberturas principales son las mencionadas en el apartado anterior, estos  seguros suelen incluir también el pago de algunas facturas y recibos, como la luz, el agua o el móvil. El requisito principal es que el contrato de estos suministros esté a nombre del beneficiario del seguro.

Requisitos para cobrar un seguro de protección de pagos

En primer lugar, para tener derecho al cobro del seguro, debes encontrarte en una de las tres situaciones anteriores. Además, también deberás cumplir una serie de requisitos, que dependerán de tu compañía.

En caso de desempleo o incapacidad temporal, debes estar 30 días consecutivos en dicha situación para cobrar la cuota.

En caso de hospitalización, debes estar al menos 7 días consecutivos ingresado para cobrar el seguro.

De cualquier forma, siempre conviene revisar las condiciones particulares de tu seguro para comprobar los mínimos exigibles y si el pago es entero o proporcional a los días por los que se solicita el uso de la póliza.

Modalidades de pago

Tanto el precio del seguro de protección de pagos como el plazo dependerá de la aseguradora pero, por norma general, existen dos formas de pago.

Prima única

En la modalidad de prima única, abonaremos el importe total del seguro de protección de pagos en un pago único. De esta forma, quedamos cubiertos el tiempo que hayamos contratado el seguro.

Prima anual o periódica

En este caso, el seguro se renueva cada año con pago anual. Además, algunas compañías dan la opción de fraccionar el pago en periodos más cortos de tiempo (semestral, trimestral, mensual) para una mayor comodidad del pago de las mismas.

Como ves, disponer de un seguro de protección de pagos puede ser muy útil para afrontar situaciones inesperadas como la pérdida del empleo o una baja laboral.

En ABANCA te ofrecemos un seguro de protección de pagos a la hora de contratar un préstamo personal o una hipoteca para asegurar tus pagos. Si te interesa, pregúntanos. Estaremos encantados de atenderte.

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.