Qué es el flujo financiero

Dentro del mundo empresarial, es normal hablar de términos como flujo financiero o flujo de caja libre. Y es que todos ellos son indicadores que tienen como objetivo medir la evolución financiera de una empresa.

A continuación, entraremos en detalle y veremos qué son exactamente los flujos financieros, cuál es su función y qué tipos podemos encontrarnos.

Qué es un flujo financiero

Cuando hablamos de flujo financiero nos referimos a la circulación del efectivo de una empresa u organización. Es decir, son indicadores que controlan la entrada y salida de capital de la empresa en un periodo determinado. Es la forma de controlar el camino que sigue el efectivo, desde su origen hasta su final.

De esta manera, aplicar los diferentes flujos financieros nos servirá para obtener información relevante sobre la salud económica de nuestra empresa. Información como la liquidez disponible o cómo de rentable es tu negocio, datos que nos ayudarán en la toma de decisiones.

Función de un flujo financiero

Como hemos visto en el apartado anterior, el cálculo de los flujos financieros nos reporta información clave. Son indicadores económicos que arrojan información y datos sobre la salud de una empresa.

Además de conocer el nivel de liquidez o la rentabilidad de nuestra empresa, los flujos financieros también nos arrojan otro tipo de información.

  • Podemos prever posibles déficits económicos y anticiparnos a ellos buscando fuentes de financiación.
  • En el caso de que tengamos un saldo positivo, podemos plantearnos si invertir o no en el mercado de capitales con el objetivo de incrementar los ingresos.

Tipos de flujos financieros

Por lo general, los flujos financieros se clasifican en tres tipos diferentes, los cuales veremos en profundidad a continuación:

Flujo de caja operativo

El flujo de caja operativo es la cantidad de dinero en efectivo que genera una empresa a través de sus operaciones y su actividad. Este flujo nos permite conocer y valorar los ingresos y gastos de dinero a través de las actividades de explotación.

Como ingresos de caja operativos se consideran los ingresos por la venta de mercancías y servicios, incluyendo cobros y efectos a cobrar.

Al mismo tiempo, también se consideran ingresos aquellos provenientes de clientes o del Estado como ayudas o subvenciones, siempre y 30cuando estén relacionados con la actividad de la empresas.

Por otro lado, como gastos de caja operativos entendemos aquellos pagos por compra de materiales necesarios para la fabricación de los productos, las nóminas y pagos a proveedores por bienes y servicios. Y finalmente, los pagos de impuestos al Gobierno.

La fórmula para calcular el flujo de caja operativo es la siguiente:

EBIT (Bº antes de impuestos e intereses) + Amortización – Impuestos

Flujo de caja de inversión

El flujo de caja o cash flow de inversión es la variación de capital entre las entradas y salidas de dinero procedentes de diferentes inversiones o instrumentos financieros. Normalmente, deuda a corto plazo y fácilmente convertible en liquidez.

Son aquellas cantidades que indican en qué se ha invertido o desembolsado capital, con el objetivo de convertirlas en beneficio. Un ejemplo sería comprar maquinaria nueva o el pago por uso de aplicaciones con el objetivo de que éstas generen beneficios.

Flujo de caja de financiamiento

El flujo de caja de financiamiento identifica el efectivo recibido o emitido fruto de las actividades económicas como el pago o la recepción de préstamos, venta o compra de acciones o también por el pago de dividendos.

El paso previo para calcular el flujo de financiamiento es obtener las ganancias netas. Una vez que hayas obtenido la cifra, podrás calcular el flujo. Para ello, utiliza la siguiente fórmula:

Ganancias Netas + Amortizaciones + Suministros + Cuentas por pagar – Cuentas por cobrar

Si el resultado de este flujo financiero es positivo, los ingresos de la empresa han sido superiores a los gastos. Por el contrario, si el resultado es negativo, esto quiere decir que los gastos han sido superiores a los ingresos. Es decir, la compañía ha gastado más recursos de los ingresados a través de su actividad.

En definitiva, cualquier empresa debe aplicar de forma correcta los diferentes flujos financieros para obtener información relevante sobre la misma, información que ayuda a decidir qué estrategia de expansión seguir. Si quieres saber más sobre las diferentes estrategias de expansión para este año, quizá te interese leer nuestro post sobre estrategias de expansión 2022.

Al mismo tiempo, la información que nos proporcionan estos indicadores financieros no solo sirve para realizar nuevas inversiones, sino también para prever una situación de déficit y buscar opciones de financiación.

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.