Consejos para ahorrar en la cocina: gas, vitrocerámica o inducción

¿Vas a renovar la cocina y estás pensando en qué tipo de cocina elegir? Tanto los precios como el gasto eléctrico de cada modelo pueden variar mucho, así como sus funcionalidades. Por este motivo vamos a analizar las características de las cocinas de gas, vitrocerámicas y de inducción. Además, te daremos una serie de consejos para ahorrar en la cocina. ¡Toma nota!

La cocina de gas

La cocina de gas es una alternativa económica que permite ahorrar tiempo gracias a su potencia calorífica.

Es el modelo de cocina que eligen los profesionales y restaurantes. Entre sus ventajas está la rapidez con la que se calienta, el control de la temperatura, el bajo consumo gracias a que usa gas natural y que es compatible con cualquier olla o sartén. En conclusión, la cocina de gas es un modelo con el que podrás ahorrar en la cocina.

Pero también tiene una serie de inconvenientes que pueden hacer que este modelo no sea adecuado para ti. Necesita más mantenimiento que las otras cocinas y revisiones periódicas, es menos segura al usar gas y es más complicado limpiarla por el diseño de los fogones.

La cocina vitrocerámica

La vitrocerámica siempre ha sido la principal alternativa a la cocina de gas. Su elevado consumo puede no ponerla como el modelo ideal para ahorrar en la cocina, pero tiene otras ventajas.

Esta cocina es fácil de instalar, fácil de limpiar, compatible con cualquier tipo de olla o sartén y se pueden encontrar modelos a precios muy competitivos.

Entre las desventajas de las vitrocerámicas está el tiempo que tardan en calentarse, el elevado consumo de energía y el riesgo de rallarlas al limpiarlas, al colocar algún material encima o al golpearlas accidentalmente.

La cocina de inducción

La cocina de inducción tiene un aspecto muy parecido a la vitrocerámica, pero dos diferencias primordiales: un precio de adquisición más elevado y un consumo energético más bajo.

Esta cocina consume un 20% menos de energía que la vitrocerámica, lo que te permitirá ahorrar en la cocina. Se calientan muy rápido y son seguras y fáciles de limpiar.

Entre las desventajas de la cocina de inducción está el elevado precio de adquisición y que no son aptas para todos los materiales. Las ollas y sartenes que se vayan a usar deben ser de material ferromagnético. Por lo tanto, antes de comprar una cocina de inducción debes revisar si tus ollas y sartenes son aptas, o si debes comprar unas nuevas de material ferromagnético.

 

En conclusión, la cocina más barata, tanto en precio de adquisición como en consumo, es la cocina de gas o fogones. Pero tiene una serie de desventajas que pueden hacer que sea más recomendable una vitrocerámica o una cocina de inducción. La vitrocerámica es más barata pero consume más, por lo que será una opción más adecuada si se va a usar poco. En cambio, si se va a cocinar con más frecuencia, la cocina de inducción permitirá ahorrar gracias a su consumo más bajo, a pesar de su mayor precio de adquisición.

Si te preocupa la inversión inicial de comprar una vitrocerámica o una cocina de inducción, con APPlázame de ABANCA puedes aplazar tus compras con un solo clic desde tu móvil. Es un servicio disponible que te permite pagar cómodamente las compras que hagas con tu tarjeta de crédito ABANCA. Consulta las condiciones de este servicio en abanca.com.

Otros consejos para ahorrar en la cocina

Ahora que ya hemos hecho un repaso por las principales ventajas e inconvenientes de cada tipo de cocina en términos de ahorro, vamos a conocer otros consejos para ahorrar en la cocina:

  • Si vas a comprar una vitrocerámica o una cocina de inducción, elige un modelo eficiente energéticamente.
  • Usa siempre un tamaño de fuego adecuado a la olla o sartén que vayas a usar.
  • Usa una olla especial para cocer las verduras al vapor. De este modo podrás aprovechar sus niveles para cocinar varias cosas a la vez y ahorrar tiempo y energía.
  • Siempre que sea posible, cocina con la olla a presión. Ya que esta olla permite aprovechar al máximo el calor y tener lista la comida en menos tiempo.
  • Tapa siempre las ollas y sartenes cuando cocines para que se aproveche mejor el calor.
  • Revisa que las ollas y sartenes estén en buen estado y renuévalas cuando sea necesario.
  • Haz la comida para varios días y congela las raciones en tuppers.
  • Si usas vitrocerámica, apaga el fuego unos minutos antes de terminar para aprovechar el calor residual.

Después de hacer este repaso de consejos para ahorrar en la cocina, también te puede interesar saber cómo ahorrar haciendo el café en casa o, para los días en los que no te apetezca cocinar, trucos para ahorrar en casa con delivery. Y, si estás buscando recortar los gastos en general y cambiar con esto tu estilo de vida, los tips de consumo responsable te serán de gran utilidad.

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.