Descuento comercial: ¿en qué consiste?

Hoy en día las empresas tienen multitud de opciones para financiarse y conseguir liquidez a corto plazo de forma rápida y sencilla. Una de ellas es el descuento comercial.

Este tipo de servicio está pensado para que trabajes sin preocuparte por tu tesorería. Con él podrás adelantar el cobro de las facturas que tienes pendientes, ganarás liquidez y podrás dedicar el tiempo ahorrado a lo más importante, ¡tu negocio! En el siguiente artículo te contamos en qué consiste exactamente el descuento comercial, los distintos tipos de descuento que existen, la forma de solicitarlo, así como la diferencia respecto al factoring. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el descuento comercial?

El descuento comercial es un tipo de financiación a corto plazo mediante el cual un cliente presenta un título de crédito a una entidad financiera para que le anticipe el importe del crédito que aún no ha vencido. Esto supone la cesión de dicho crédito a la financiera, que a partir de ese momento se encargará de la gestión de cobros del crédito al deudor.

El efectivo que la entidad entrega a su cliente es menor que el representado en los títulos, siendo la diferencia el descuento o coste de la financiación. Una diferencia que se ve compensada por el valor de disponer de ese dinero de inmediato y ahorrarse la gestión de cobro.

Los derechos de cobro pueden estar documentados en pagarés, letras de cambio, pagos domiciliados, adeudos SEPA, facturas o certificaciones. Así, la empresa recibirá el importe del efecto comercial, menos los intereses que se generen de esta operación y otros gastos de gestión.

En el descuento comercial intervienen tres partes:

  • Cliente: Empresa que contrata los servicios, que busca anticipar uno o varios créditos.
  • Financiera: Sociedad que se encarga de anticipar el dicho cobro.
  • Deudor: Persona o compañía que emite el crédito comercial al cliente por haber recibido productos o servicios de él.

Este servicio permite a una empresa obtener liquidez, pero no todas pueden beneficiarse de este servicio financiero. La empresa financiera realiza un estudio tanto de la situación económica del deudor como del efecto comercial antes de la firma del contrato para comprobar la viabilidad de la operación. Si en el análisis se detecta una alta probabilidad de impago, la financiera puede negarse a anticipar importe el efecto que se desea descontar.

Tipos de descuentos comerciales

Existen distintos tipos de descuento en función de unos criterios:

En función de frecuencia de uso, distinguimos dos modalidades:

  • Línea de descuento permanente: Se fija un límite hasta el cual la entidad financiera mantiene el compromiso de descontar por un plazo determinado, por lo general un año, aunque se reserva el derecho a rechazar determinados créditos cuando existan dudas evidentes de la solvencia de los deudores.
  • Descuento circunstancial: En este caso no se establece un límite, la empresa solicita el descuento según sus necesidades puntuales de liquidez.

En función de las comisiones que se acuerdan con el cliente:

  • Ordinario o “al tirón”: Es el más habitual. Al importe anticipado se le descuentan tanto las comisiones como los intereses.
  • Forfait: Sólo se aplica interés sobre el importe anticipado y no se aplican comisiones.

¿Cómo solicitar un descuento de efectos comerciales?

Si tienes una empresa y deseas solicitar el servicio de descuento comercial, puedes acercarte a cualquiera de nuestras oficinas de ABANCA y te daremos toda la información que necesitas.

Diferencia entre descuento comercial y factoring

Aunque ambas operaciones se basan en un adelanto del dinero pendiente de cobro por parte de una entidad financiera, existen diferencias entre ellas.

El factoring se ejecuta sobre facturas pendientes de cobro. Además, también puede prestar otros servicios administrativos y financieros como pueden ser la gestión de recobros en caso de impago o la cobertura del riesgo de impago de los deudores (factoring sin recurso). En el caso del factoring el cliente deberá ceder a la financiera todos los créditos que ostente frente al deudor, mientras que en el descuento el cliente puede seleccionar descontar solo aquellos que le interese.

No esperes al vencimiento de tus facturas para cobrarlas, anticípalas con el descuento comercial de ABANCA, y ¡dispón de tu dinero cuando lo necesites!

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.