5 consejos para crear el plan financiero de una empresa

5/5 - (4 votos)

Si quieres mantener tus cuentas en orden, llevar un seguimiento de tus gastos y de los que sabes que están por llegar será un primer paso para conseguirlo y, con ello, evitar una avería en la economía de tu negocio. Basta con seguir un control comprometido para saber en qué punto se encuentra la situación económica de tu empresa.

En el ámbito empresarial, a esto se le conoce como plan económico financiero o, simplemente, plan financiero. Si estás interesado en saber qué es, para qué sirve y de qué manera se emplea en un negocio, continúa leyendo y entérate de algunos consejos para llevarlo a cabo de la mejor manera.

¿Qué es un plan financiero?

El plan financiero es una herramienta que permite analizar la situación económica de una compañía teniendo en cuenta los objetivos marcados a corto, medio y largo plazo. Para ello, se estudian los datos positivos y negativos que se han tenido, se tienen y se esperan tener, con el fin de conocer la salud financiera del negocio.

Objetivos: ¿para qué sirve un plan financiero?

La función principal del plan financiero es identificar las necesidades económicas de la empresa con el fin de proteger y hacer prosperar el patrimonio presente y futuro. Para ello, se establecen una serie de estrategias para alcanzar los objetivos planteados.

A la hora de preparar un plan financiero para hacer más sólido tu negocio, hay que tener claras algunas medidas que ayudarán al crecimiento de la empresa. Entre ellas tenemos:

  • Establecer un plan de negocio que te ayude a trazar una dirección clara y disminuir los riesgos futuros. Si quieres saber cómo elaborarlo paso a paso, este post puede servirte de guía.
  • Conocer las fuentes más adecuadas para conseguir financiación. Si la financiación es un tema que todavía se te resiste, tenemos un artículo que detalla qué debes tener en cuenta.
  • Estimar a partir de qué momento se genera el beneficio. Para ello será necesario que evalúes tanto posibles gastos como ingresos.
  • Testar la viabilidad del plan a largo plazo.  Busca no solo abordar las necesidades actuales de la empresa, sino también preparar el camino para su crecimiento y estabilidad.

Características de un buen plan financiero

El plan financiero es un instrumento que, una vez definido y acabado, te puede servir para alcanzar tus objetivos y responder con seguridad ante otras entidades.

Estas son algunas de las características que debería cumplir un plan financiero:

  • Actualizado: cada cierto tiempo este se debería actualizar para llevar a cabo un seguimiento constante de la situación de la empresa. El periodo de actualización dependerá de lo estipulado en el propio plan financiero.
  • Respaldado: no sólo está basado en información demostrable de la empresa, sino que está respaldado por su equipo legal.
  • Orientativo: otorga una dirección al incluir tanto los objetivos de la empresa como los instrumentos para lograrlos.
  • Preventivo: se anticipa a posibles riesgos con estrategias para mitigarlos.
  • Protegido: para evitar fraudes, incluye instrumentos de monitoreo y evaluación necesarios para garantizar la seguridad financiera de la empresa.
  • Representativo: es un documento que se utiliza para solicitar financiación.

5 consejos para crear el plan financiero de una empresa

Una vez que conoces la funcionalidad y los objetivos principales del plan económico financiero de una empresa, te recomendamos cinco consejos que te ayudarán a implementarlo de la mejor manera.

1. Analizar los datos previos

Antes de analizar la situación en la que tu negocio se encuentra actualmente, conviene echar la vista atrás y fijarte en cuál ha sido la evolución de las ganancias y pérdidas hasta la fecha. Si las ventas superan a los gatos, tendremos una evolución creciente; si por el contrario, los gastos son mayores a las ventas, será decreciente. En el caso en el que gastos y ventas se mantengan a la par, estaremos ante una situación estable. Lo idóneo es que las ventas vayan en aumento y los gastos, poco a poco, disminuyan para mejorar tu beneficio.

2. Examinar la situación actual

Una vez que has analizado los datos de tu negocio hasta la fecha, toca examinar en qué punto se encuentra la empresa actualmente. En este segundo análisis, no solamente hay que quedarse con la realidad que refleja el balance, sino ir un paso más allá. Hay que tener en cuenta la situación dentro de la estrategia de la empresa: ya no solo se plantean escenarios de crecimiento y decrecimiento, sino también de consolidación, reestructuración, etc. 

Es importante ser consciente de la situación real de la que partes para poder fijarte metas financieras claras y alcanzables. De esta manera, podrás empezar a pensar en qué objetivos serían conveniente fijarse de cara a los siguientes años.

3. Fijar metas a futuro

Como ya te adelantamos que el plan financiero estudia el corto, medio y largo plazo, pensando ya en el futuro próximo, la comparativa entre los años anteriores te ayudará a fijarte metas nuevas y razonables. Por ejemplo para tu plan financiero: hacer un seguimiento mes a mes tanto de ventas como de gastos, te será de utilidad para mantener el beneficio y considerar estrategias para la gestión de riesgos.

4. Llevar a cabo un seguimiento de control

Con tan solo una hoja de cálculo podrás llevar al día tus cuentas y tener a mano un documento que te permita saber al momento los datos más significativos de tu negocio. Esta hoja de cálculo conviene que esté optimizada de tal manera que puedas medir correctamente la evolución de la empresa. Además, integrar un calendario te ayudará a llevar ese seguimiento mes a mes y poder anticiparte a una situación comprometida.

5. No variar los objetivos marcados

De nada sirve llevar un seguimiento riguroso si cambias los objetivos a mitad del recorrido. Para poder conseguir conclusiones al final del año, los objetivos marcados desde el principio se tienen que respetar. Si el objetivo lo adaptas a los números que vas obteniendo, dejará de cumplir su funcionalidad y no podrás medir correctamente la evolución de tu plan financiero.

Ahora que sabes cómo hacer un plan financiero eficaz para tu nuevo negocio, desde ABANCA te recomendamos repasar los términos básicos del ámbito de la inversión para saber cómo identificar cuáles son las diferencias entre ahorro e inversión.

Recuerda que los contenidos de este blog tienen carácter informativo. Cualquier actuación motivada por su contenido o por la interpretación de las normas a las que hace referencia deberá ser analizada de forma específica teniendo en cuenta la situación particular de que se trate.

Logo Movil

Recibe nuestros contenidos más útiles

Cada quince días en tu bandeja de entrada. Consigue además nuestra guía con ¡todo lo que debes saber para contratar un préstamo personal!