Ley de Autónomos: novedades en 2019

Si trabajas por cuenta propia o tienes una pyme, es importante que conozcas todas las novedades que trae este 2019, sobre todo en materia de cotización. Desde la aprobación de la Ley de Autónomos en octubre de 2017 se han producido ciertos cambios respecto a las cotizaciones a la Seguridad Social, los gastos deducibles y las bonificaciones; cambios para favorecer la conciliación familiar…  En este post te los explicamos para que los entiendas: de forma clara, sencilla y por partes. ¡Empezamos!

  1. Bonificaciones 
  2. Cambios en la cotización
  3. Nuevas coberturas sociales
  4. Devoluciones por exceso de cotización en pluriactividad
  5. Recargos por retrasos en el pago de la cuota
  6. Gastos deducibles en el IRPF
  7. Exención en el IRPF de las prestaciones por maternidad

Bonificaciones desde la nueva Ley de Autónomos y cambios en 2019

El Boletín Oficial del Estado publicaba el 25 de octubre de 2017 la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo. Desde entonces, se han ido conociendo diferentes aspectos que en el texto no quedaban del todo claros y que vamos a repasar en este apartado.

En cuanto a las bonificaciones para autónomos vigentes en 2019, repasamos la evolución de la normativa aplicable en los últimos años e incluimos las novedades de la Ley de Emprendedores, la Ley de Fomento del Trabajo Autónomo y las que entraron en vigor en 2018 en el marco de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo y las novedades de 2019.

Nuevos autónomos

Desde el 1 de enero de 2019 la tarifa plana para nuevos autónomos es de 60 euros al mes. El principal requisito a cumplir para beneficiarse de la tarifa plana es no haber estado de alta como autónomo en los dos años anteriores.

Con la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo el periodo de tiempo sin cotizar en autónomos para acceder a la bonificación se reducía de los cinco a los dos años, con excepción de aquellas personas que en el pasado se hubieran dado de alta como autónomos y hubiera disfrutado de la tarifa plana. En este último caso el tiempo de espera es de tres años desde su baja en el Régimen Especial de Autónomos.

La cuantía de la tarifa plana se va incrementando en función del tiempo:

  • Durante los primeros 12 meses: cuota de 60 euros. Inicialmente la bonificación era del 80% de reducción de la cuota, pero la Ley de Fomento del trabajo autónomo redondeó esta cantidad hasta los 50 euros que actualmente se sitúa en 60 euros. Además, hasta el 1 de enero de 2018 la duración de este primer tramo era de seis meses. Sin embargo, la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo ha extendido esta cuota a 12 meses para nuevas altas en autónomos a partir del 1 de enero de 2019, manteniéndose luego dos periodos adicionales de 6 meses en las condiciones actuales.
  • Meses 12 a 18: 50% de reducción durante el segundo semestre.
  • Meses 18 a 24: 30% de reducción durante el siguiente semestre.

Personas con discapacidad

Las bonificaciones para autónomos con un grado de discapacidad igual o superior al 33% quedan de la siguiente forma:

  • Primeros 12 meses: reducción a 60 euros mensuales por la cuota por contingencias comunes, incluida la incapacidad temporal en el caso de optar por base de cotización mínima. En caso de cotizaciones superiores la reducción será del 80% de reducción de la cuota.
  • Meses 13 a 60. Con independencia de la base de cotización elegida, podrá aplicarse una bonificación del 50% sobre la cuota por contingencias comunes, incluida la incapacidad temporal, durante 48 meses hasta completar un periodo máximo de 5 años desde la fecha de efectos del alta.

Con la aprobación de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, se favorece también el acceso de las personas al Régimen, al reducir a dos años el plazo sin cotizar en autónomos y al permitir que se beneficien también quienes hayan decidido reemprender, siempre y cuando hayan estado previamente tres años de baja.

Madres autónomas

Las madres autónomas que decidan reemprender su negocio podrán disfrutar de la tarifa plana antes de cumplir dos años desde su cese.

Cambios en la cotización

La cuota de autónomo es el porcentaje a pagar en función a la base de cotización o sueldo que crees que vas a ganar con tu actividad. Esta cuota se establece tras acuerdos del propio Gobierno español y las organizaciones de autónomos. Para estipular este importe, tienen en consideración factores como el salario mínimo, indicadores económicos o beneficios de la seguridad social.

La cuota de autónomos tiene una vigencia de 12 meses, por lo que varía cada año y se establece una base de cotización mínima y otra máxima.

Base mínima en 2019

Para 2019, el gobierno aprobaba el aumento del 1,25% de la base mínima de cotización de autónomos junto a un tipo de cotización del 30% que incluye nuevas coberturas sociales. De esta manera la base mínima de cotización pasa de los 932,70 euros de 2018 a 944,40 euros en 2019. Estos incrementos dejan una subida de casi 5 euros mensuales, 53 euros anuales, en concepto de cuota de autónomos que se sitúa en 283,3 euros al mes en 2019. La base mínima de autónomos queda, por vez primera, por debajo de los 1.050 euros mensuales de base de cotización fijada para los asalariados en 2019.

Además, este incremento es resultado de la subida también del tipo de cotización que aumenta del 29,8% al 30% y que incluye las prestaciones por contingencias profesionales, cese de actividad y formación que se añade a las contingencias comunes, hasta el pasado año, las únicas obligatorias en la cotización del autónomo.

Los tipos de cotización son, a partir del 1 de enero de 2019, los siguientes:

  • El 28,30% para contingencias comunes.
  • Para las contingencias profesionales, el 0,9%, del que el 0,46% corresponde a la contingencia de incapacidad temporal y el 0,44% a la de incapacidad permanente, muerte y supervivencia.
  • El 0,7% por cese de actividad.
  • El 0,1% por formación profesional.

El incremento del tipo de cotización será paulatino durante los próximos cuatro años. El tipo de cotización escalará hasta el 30,3% en 2020, al 30,6% en 2021 y al 30,9% en 2022.

Nuevas coberturas sociales

Estos tipos de cotización permiten a los autónomos beneficiarse de coberturas sociales a las que antes no podían acceder como:

  • Cobro de la prestación por accidente de trabajo o enfermedad profesional desde el primer día de baja.
  • Posibilidad de no pagar la cuota de autónomos a partir del segundo mes de baja por incapacidad temporal.
  • Mayor acceso a la prestación por cese de actividad cuya duración aumenta de 12 a 24 meses.
  • Acceso a la formación continua. 

Devoluciones por exceso de cotización en pluriactividad

La ley de emprendedores también introdujo una bonificación del 50% para nuevos autónomos en pluriactividad siempre que causen alta inicial como autónomos. Además, los autónomos que, en razón de sus trabajos por cuenta ajena desarrollados simultáneamente, hayan cotizado en 2018, respecto de contingencias comunes, en régimen de pluriactividad por una cuantía igual o superior a 12.215,41 euros, tendrán derecho a una devolución del 50% del exceso en que sus cotizaciones ingresadas superen la mencionada cuantía, con el tope del 50% de las cuotas ingresadas en el Régimen Especial. Debe solicitarse antes del 30 de abril de 2019.

Esta devolución se aplica automáticamente sin necesidad de presentar una solicitud, según se contempla en la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo.

Recargos por retrasos en el pago de la cuota

La última Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo determina una serie de recargos para las cuotas que se abonen fuera de plazo. Se activa un sistema de recargos al transcurrir el plazo para el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social.

Si el abono se produce dentro del primer mes tras el vencimiento, se aplicará una reducción del 10% del recargo. Mientras que si se deja pasar dos meses el recargo ascendería al 20% de la deuda.

Gastos deducibles en el IRPF

Respecto a las deducciones fiscales para autónomos, la nueva Ley introducía dos grandes novedades en 2018.

Por un lado, con relación a los suministros domésticos. Si teletrabajas desde tu casa y lo has notificado a Hacienda, puedes deducir un 30% en el IRPF de la electricidad, gas, agua, telefonía e internet que utilices para el desarrollo de tu actividad, sin necesidad de tener contadores separados.

Por otro lado, teniendo en cuenta los gastos por manutención, se pueden deducir hasta 27,27 euros diarios y 48 en el extranjero, en concepto de gastos de dietas y manutención, siempre y cuando:

  1. Se paguen por medios electrónicos
  2. Disponga de factura
  3. Se produzcan en locales de restauración y hostelería
  4. Estén relacionados con el desarrollo de la actividad profesional

Es importante, por lo tanto, que incluyas todos los gastos citados anteriormente en tu declaración de la renta.

Exención en el IRPF de las prestaciones por maternidad

Una de las novedades de este 2019 es referente a la exención en el IRPF de las prestaciones de maternidad o paternidad. Ya no es obligatorio declarar dichas prestaciones como rentas.

Los trabajadores por cuenta propia contarán con una bonificación total de la cuota durante su baja por maternidad, paternidad, adopción o riesgos durante el embarazo.

 

Deja un comentario
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.