Donación en vida de dinero

¿Cómo puedo donar dinero a mis hijos? ¿Donar en vida o dejar en herencia? ¿Cuál me conviene más? ¿Con cuál pagaré menos impuestos? En este post vamos a explicarte mejor en qué consiste la donación en vida de dinero y en qué se diferencia de una herencia.

¿Qué es una donación?

Antes de nada, vamos a dejar claro qué se entiende por donación. En el Código Civil, las donaciones aparecen definidas como “un acto de liberalidad por el cual una persona dispone gratuitamente de una cosa en favor de otra, que la acepta” y matiza que también se entiende por donación “la que se hace a una persona por sus méritos o por los servicios prestados al donante, siempre que no constituyan deudas exigibles”.

En lo referente al objeto de donación, el Código Civil contempla que puede comprender una parte o la totalidad de los bienes del donante, siempre que este se reserve lo necesario para vivir en un estado correspondiente a sus circunstancias.

La cuantía de la donación se limita a los que se puede dar por testamento y no se pueden incluir bienes futuros.

No se debe confundir la donación y el donativo, aunque muchas veces se usan incorrectamente como sinónimos. El segundo caso se trata de entregas de bienes o dinero a un tipo específico de entidades sin recibir ninguna contraprestación y se desgrava en el IRPF.

¿Cómo funciona una donación?

Las donaciones pueden ser de bienes muebles (por ejemplo, las donaciones de dinero) o inmuebles (por ejemplo, regalar un piso). En ambos casos, deben tributar por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Pueden formalizarse de modo verbal si son donaciones de dinero en un contrato firmado por las partes, o en escritura pública si son bienes inmuebles, ya que tienen que inscribirse en el Registro de la Propiedad.

¿Qué se considera donación?

En general, se considera donación cualquier regalo que te hacen sin tener ninguna contraprestación. Pero hay otros casos en los que Hacienda puede considerar que estás haciendo una donación y debes tributar:

  • Si vendes algo por debajo del valor real de mercado. Por ejemplo, si unos padres le venden la casa a un hijo a la mitad de su valor, Hacienda considera que la otra mitad del valor de la casa es una donación.
  • Perdonar deudas. Los préstamos entre particulares que nunca llegan a devolverse deben pagar el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

¿Qué impuestos hay que pagar por una donación?

No existe un importe mínimo para tener que declarar una donación. Se cree que no hay que pagar por las donaciones de dinero inferiores a 3.000 euros porque es la cifra a partir de la cual los bancos informan a Hacienda sobre las entradas y retiradas de dinero. Pero independientemente del importe, debe ser declarado como donación, aunque en las cifras más bajas el importe del impuesto a pagar vaya a ser bajo.

La persona que recibe la donación debe pagar a Hacienda por ella. Por ejemplo, al donar dinero a tu hijo, él será el responsable de destinar una parte a pagar el Impuesto de Donaciones.

La cantidad a pagar depende de la comunidad autónoma en la que resida la persona autónoma que recibe la donación. Si el receptor de la donación de dinero y el donante viven en comunidades diferentes, se aplica en la comunidad autónoma del receptor. Excepto si lo que se dona es un inmueble, en este caso se aplica la normativa de reducciones de la comunidad en la que esté ubicado el inmueble.

Según cada comunidad, el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones contempla diferentes reducciones por edad, grado de parentesco, minusvalía o uso de los bienes donados.

Como existen numerosos supuestos, para conocer las deducciones en Galicia lo mejor es que consultes la web de la Axencia Tributaria. Para el resto de comunidades autónomas, te recomendamos que te informes en el organismo competente.

¿Donar en vida o dejar en herencia?

La gran diferencia entre la donación y la herencia es que, en el segundo caso, se da a efectos de fallecimiento de una persona y se rige por normas diferentes.

¿Es mejor donar dinero en vida o dejarlo en herencia? En ambos casos habrá que aplicar lo dispuesto por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Se deben consultar las bonificaciones o reducciones a las que se puede optar en cada comunidad autónoma.

Por norma general, es mejor heredar que donar, ya que la fiscalidad para las sucesiones suele ser mejor que para las donaciones. Según las reducciones que se apliquen en cada comunidad autónoma, puede haber diferencias importantes entre los impuestos a pagar en cada caso o estar bastante equilibradas las dos opciones.

Asimismo, existen ciertas figuras en determinadas comunidades autónomas (como es el caso de Galicia) en que pueden asimilarse algunas operaciones en vida a una herencia y pagar impuestos como si se hubiese producido el fallecimiento aunque estemos ante una operación realizada en vida. Es el caso de ciertos pactos sucesorios.

Si después de hacer la comparativa entre las donaciones y herencias en tu comunidad autónoma prefieres optar por la segunda opción, aquí puedes ver maneras de ahorrar dinero al recibir una herencia.

Recuerda que los contenidos de este blog tienen carácter informativo. Cualquier actuación motivada por su contenido o por la interpretación de las normas a las que hace referencia deberá ser analizada de forma específica teniendo en cuenta la situación particular de que se trate. 

Deja un comentario
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.