¿Qué son los bienes suntuarios?

4.9/5 - (40 votos)

En nuestros posts queremos aclarar aquellos conceptos que quizás no tienes claro y no sabes que hay que incluir en la declaración de la renta. Además de los ya mencionados, es importante también hacer hincapié en los bienes suntuarios.

Los bienes suntuarios, también denominados bienes de lujo, incluyen vehículos exclusivos, joyas, obras de arte o embarcaciones, entre otros. Si tienes entre tu patrimonio alguno de estos bienes o bien te interesa saber de qué manera se regulan, a continuación te explicamos qué son y qué impuestos tienen.

Bienes suntuarios: qué son

Los bienes suntuarios son productos económicos de valor elevado que suelen consumir las personas con mayor nivel de ingresos. Es decir, son prácticamente lo contrario a los bienes básicos o de primera necesidad.

En función de si aumentan los ingresos domésticos del consumidor, su demanda se
incrementa o no en mayor proporción. Así, forman parte de los bienes normales: cumplen la Ley normal de la demanda.

Este tipo de bienes se diferencian de otros si tenemos en cuenta la elasticidad ingreso de demanda. Con esta elasticidad es posible medir la proporción de la variación de la
demanda de un bien económico, con respecto a los cambios en el nivel de ingresos de los consumidores.

En este caso, si el coeficiente de elasticidad ingreso de demanda es superior a 1, se trata de un bien suntuario.

Ejemplos

Tal y como hemos mencionado anteriormente, los bienes suntuarios abarcan artículos de lujo, joyería, arte, perfumería o automovilística. Existen estos y otros ejemplos, entre los que se encuentran:

Joyas y piedras preciosas

Dentro de las joyas, se incluyen especialmente los artículos de oro, plata y marfil. En
cuanto a las piedras preciosas, hoy destacamos cuatro principales: el rubí, la esmeralda, el zafiro y el diamante.

Objetos de arte originales y antigüedades

Por objetos de arte entendemos principalmente las obras originales de pintura, escultura, dibujo, grabado o litografías. También incluimos los bienes muebles con más de cien años de antigüedad, excluyendo los objetos de arte, cuyas propiedades materiales no han sido alteradas por cualquier reparación realizada en ese periodo.

Ropa de diseño y de alta costura

Consideramos como bienes suntuarios las piezas de diseñadores de renombre y/o
hechas a medida del consumidor.

Además, del sector textil hay que tener en cuenta las pieles finas, alfombras, tapices y
cualquier otro artículo de naturaleza similar.

Vinos y licores con denominación de origen

Los licores de mayor calidad, con un proceso más largo de añejamiento y que han sido elaborados utilizando métodos de preparación tradicionales, se consideran productos de lujo.

También entran dentro de los bienes suntuarios algunos productos de gastronomía como las conservas de caviar y sucedáneos.

Automóviles de alta gama y vehículos aéreos o acuáticos privados

Los automóviles deportivos, las avionetas privadas y los yates son un bien de lujo. Su alto valor no sólo implica el precio, sino también los gastos asociados, como son sus costes de mantenimiento o los permisos legales.

Artículos de pirotecnia y armas

Aunque pueda parecer extraño en un principio, los artículos de pirotecnia como fuegos
artificiales y petardos forman parte de los bienes suntuarios. Así como las armas de aire o gas comprimido.

Viajes turísticos de lujo

En el sector de la hostelería y el turismo existen determinadas actividades de ocio
consideradas de lujo, fundamentalmente por lo que suponen a nivel económico para el
bolsillo del consumidor.

Tampoco hay que olvidar que las viviendas con un valor de mercado elevado son bienes suntuarios.

El impuesto sobre bienes suntuarios

Los bienes suntuarios se regulan principalmente a través del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y el Impuesto sobre el Patrimonio. Es importante destacar que existe un impuesto sobre bienes suntuarios, que es adicional e indirecto.

Este impuesto se abona junto con el IVA sobre las ventas o importaciones de productos de lujo, y se establece así sobre las siguientes actividades:

    1. Enajenación de bienes
    2. Prestación de servicios
    3. Otorgamiento del uso temporal de bienes inmuebles
    4. La importación de bienes cuando se realice por el consumidor final

Según los últimos datos registrados en la web de la Agencia Tributaria, recabados en el año 2021, sobre el Impuesto sobre el Patrimonio, los bienes suntuarios de los españoles, exceptuando los residentes en las comunidades con fiscalidad foral propia, contabilizaron en Hacienda un valor total de 1.892 millones de euros. Esto es, un 7,2% más que en 2020.

Concretamente, en lo que respecta al patrimonio artístico, los declarantes del Impuesto
sobre el Patrimonio han manifestado que en ese año 2021, el valor en arte de los coleccionistas rondó los 854 millones de euros. Los ciudadanos españoles aumentaron su patrimonio en objetos de arte y antigüedades un 17% entre 2020 y 2021 según la última publicación estadística que encontramos en la web de la Agencia Tributaria.

Y bien, ¿conocías ya los bienes suntuarios? Si quieres saber más acerca de los conceptos que influyen en la declaración de la Renta, nosotros te recomendamos nuestro artículo que responde a la pregunta de qué es el impuesto sobre el patrimonio.

Ver informe

Recuerda que los contenidos de este blog tienen carácter informativo. Cualquier actuación motivada por su contenido o por la interpretación de las normas a las que hace referencia deberá ser analizada de forma específica teniendo en cuenta la situación particular de que se trate.

Logo Movil

Recibe nuestros contenidos más útiles

Cada quince días en tu bandeja de entrada. Consigue además nuestra guía con ¡todo lo que debes saber para contratar un préstamo personal!