¿Cómo hacer la declaración tras una pérdida patrimonial en bolsa?

Si operas con valores en bolsa, seguro que alguna vez te ha pasado (¡o te pasará!), así que seguro que te has hecho esta pregunta: ¿es posible compensar la pérdida patrimonial en la declaración de la renta? 

¿Cómo se calcula la pérdida patrimonial?

Para calcular lo que se puede compensar en la siguiente declaración de la renta, hay que calcular la diferencia entre el valor de transmisión y el de adquisición. Este último concepto está formado por el precio pagado, más los gastos y comisiones de compra y menos el importe obtenido por los derechos de suscripción vendidos durante la tenencia de las acciones.

¿Cómo se compensa la pérdida patrimonial en la declaración de la renta?

Para comprender como se compensa esta pérdida en la declaración, es necesario repasar dos conceptos:

  • Plusvalía o ganancia patrimonial: existe cuando una acción se vende a un precio superior al que se compró.
  • Minusvalía o pérdida patrimonial: se produce cuando se cierra una operación con la venta de acciones a un precio inferior a la que se han comprado.

La declaración de la renta permite compensar plusvalías con minusvalías sufridas en la inversión en Bolsa. Es decir, el accionista o bonista tendrá la opción de pagar menos impuestos por las pérdidas sufridas. En caso de no consumir toda la partida de la pérdida patrimonial en la declaración de la renta de 2017, puede reservarse para minorar plusvalías en los ejercicios 2018, 2019 y 2020.

¿Qué se puede compensar?

Se pueden compensar las ganancias patrimoniales, como por ejemplo vender un piso. Si el saldo sigue siendo positivo se puede compensar hasta el 20% de los rendimientos del capital mobiliario (como por ejemplo intereses).

En caso de sobrar un remanente sin compensar, durante los siguientes cuatro años se pueden seguir compensando hasta el 25% del saldo positivo de los rendimientos del capital mobiliario.

Caso práctico

Un inversor que ha perdido 1.000 euros y este año vende una casa con una ganancia de 20.000: podría compensar esta ganancia y pagar IRPF por 19.000 euros.

Un inversor ha perdido 1.000 y no tiene ninguna ganancia patrimonial y no hubiera tenido ningún beneficio de venta de nada pero hubiera obtenido rendimientos mobiliarios de 1.000 euros: podría deducir un 20% de estos, es decir, 200. Por esto, pagaría impuestos por 800 euros y le quedarían 800 euros que podría seguir compensando en los restantes ejercicios.

¡Deja un comentario!
No hay comentarios todavía

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

Puedes usar etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.