Cómo invertir mi dinero: 600 euros

Puede que alguna vez te hayas preguntado: ¿Cómo puedo invertir mi dinero? Embarcarse en el mundo de la inversión no es fácil, depende de tus conocimientos y requiere de una serie de riesgos a asumir que tendrás que tener en cuenta antes de comenzar.

Si eres joven y buscas motivos para empezar a invertir tu dinero, debes saber que puede ayudarte a aumentar tus ahorros y generar riqueza en el futuro, asumiendo riesgo al hacerlo. ¿Quieres saber más sobre cómo invertir? En este post te explicamos cómo invertir tu dinero. ¡Esto te interesa!

Cómo invertir mi dinero

Si todavía te estás estrenando en el mundo de las inversiones y quieres empezar a sacar rentabilidad a tus ahorros, puedes empezar con una pequeña cantidad. Existen muchas opciones para las que no es necesario un desembolso elevado. Por eso, en este post ponemos de referencia una inversión de 600 euros.

Según la rentabilidad que vayamos obteniendo y la evolución de los ahorros, podemos ir añadiendo pequeñas cantidades a esta cifra inicial. En este punto, es recomendable establecer una cifra fija mensual destinada al ahorro (como podría ser el 20% si seguimos la regla 50 20 30) e ir destinándolo a pequeñas inversiones.

Por ejemplo, empezamos a invertir 600 euros y contamos con un salario de 1.000 euros, del que destinamos el 20% al ahorro. De modo que cada mes añadimos 200 euros a los 600 iniciales y a lo largo del año contamos con un total de 1.800 euros. ¿Qué opciones tendríamos para rentabilizar los ahorros?

Los pasos previos para invertir mi dinero

Antes de dar el paso a invertir nuestros primeros ahorros, debemos tener definidos dos aspectos: nuestros objetivos y qué riesgo estamos dispuestos a asumir.

Los objetivos más comunes son contrarrestar el efecto de la inflación en los ahorros y obtener una cierta rentabilidad. Pero podemos perseguir una meta más completa cómo ahorrar para comprar un coche o para meternos en una hipoteca.

El perfil de riesgo indica la pérdida máxima que estamos dispuestos a asumir. Teniendo en cuenta que el riesgo y la rentabilidad son inversamente proporcionales, diferenciamos entre los perfiles conservador, moderado, decidido y agresivo.

También es importante determinar el importe que queremos invertir, revisar los conceptos básicos del mundo financiero, definir el tiempo durante el que queremos invertir y analizar qué productos se adecúan mejor.

Opciones para empezar a invertir mi dinero

Una vez tenemos claros nuestros objetivos y nuestro perfil, es el paso de ver cómo puedo invertir mi dinero. Para ello, vamos a ver los productos de inversión más conocidos y que no requieren de una gran inversión inicial:

Invertir en deuda pública

Es una de las opciones más conservadoras y, por lo tanto, menos rentables. Consiste en comprar títulos de deuda pública del gobierno para recibirlos más adelante con unos intereses.

Invertir en un plan de pensiones

Aunque si eres joven tardarás en percibir lo ahorrado por este método, podrás beneficiarte de sus ventajas fiscales a la hora de hacer la declaración de la Renta.

En los planes de pensiones no son necesarios grandes desembolsos iniciales.

Invertir en fondos de inversión

Podemos encontrar diferentes tipos de fondos de inversión. Desde los fondos garantizados para quienes buscan un riesgo menor hasta los fondos en acciones de renta variable para los que se enfocan en la rentabilidad.

Es un producto muy flexible y por lo general se puede empezar a invertir con cantidades pequeñas, como por ejemplo 100 euros.

Invertir en bolsa

Invertir en bolsa conlleva más riesgo que los fondos de inversión, pero también la posibilidad de obtener mayores beneficios.

Este producto también se caracteriza por ser bastante flexible y por no requerir de grandes inversiones iniciales. El importe mínimo dependerá del tipo de acciones que se adquieran.

Si te encaja esta opción, te puede interesar la guía básica para invertir en bolsa y las mejores plataformas para aprender a invertir.

Invertir en fondos cotizados indexados

Los fondos cotizados indexados replican el comportamiento de índices, como el Ibex 35, pero recogiendo tanto las bajadas como las subidas. Tanto la rentabilidad como el riesgo son menores que la inversión directa en acciones.

Invertir en un crowfunding

Puedes destinar tus ahorros a invertir en una empresa emergente o startup. De este modo estás apoyando a emprendedores y puedes sacar grandes beneficios si prosperan.

Por otra parte, también se trata de una inversión arriesgada, ya que podría acabar en quiebra. Lo recomendable es analizar a fondo la viabilidad del proyecto para reducir riesgos.

Invertir en un crowlending

Es una opción semejante al crowfunding pero con una importante diferencia:

  • En el crowfunding inviertes en un préstamo de capital de la empresa a cambio de acciones.
  • En el crowlending participas en un préstamo a una persona o empresa.

Invertir en criptomonedas

Las criptomonedas son una alternativa de inversión muy reciente y que está ganando muchos adeptos. Al tratarse de un modelo de inversión nuevo y muy voluble, es difícil establecer los niveles de riesgo y rentabilidad. Además, es complicado definir el futuro de este nuevo mercado.

Tras analizar estas alternativas, esperamos que tengas más claras las opciones disponibles para invertir tu dinero. De todos modos, entendemos que es un primer paso que a veces resulta difícil y que puede ser de utilidad hablar de antemano con un profesional para conocer las opciones de inversión que mejor se adapten a tus objetivos.

 

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. ABANCA no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Rentabilidades pasadas de las inversiones no garantizan rentabilidades futuras.

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.