Cómo incluir a los hijos en la declaración de la renta 2019

Si el año pasado la cigüeña visitó tu hogar o si eres madre trabajadora, es posible que deduzcas menos conceptos de los que deberías en tu declaración. Si aún no has presentado la declaración, en este post te explicamos cómo incorporar a tus hijos en la declaración de la renta 2019 y qué deducciones puedes aplicar.

Revisa tu situación familiar en el borrador

A la hora de revisar tu borrador de la declaración es importante que prestes atención a los cambios personales y familiares que se hayan producido en tu vida durante el año pasado. Es posible que no figure el nacimiento o adopción de tu hija o hijo o la condición como madre trabajadora de un menor de 3 años.

Es importante, que revises todo ya que la desgravación por hijo o las deducciones por maternidad pueden influir considerablemente en el resultado de la declaración.

¿Cómo incluir a tus hijos en la declaración de la renta?

Para incluir a tus hijos en la declaración de la renta tienes que revisar el apartado ‘Datos identificativos’. En este apartado debes indicar el número de hijos menores de 25 años.

Deberás incluir sus datos y tu vinculación con ellos. Hacienda te ofrece tres opciones dependiendo de tu situación familiar y de si vives o no con él. También tendrás que indicar si ha ganado o no dinero por su cuenta y si esta cantidad supera los 8000 € anuales.

De esta forma ya quedarán incluidos en tu declaración de la renta.

¿Hasta qué edad pueden incluirse los hijos en la declaración de la renta?

Podrás incluir a tus hijos al hacer el IRPF si viven contigo o dependen económicamente de ti en los siguientes casos:

  • Hijos menores de 25 años que vivan contigo y no hayan obtenido rentas superiores a 8.000 euros, o hayan presentado el IRPF por su cuenta con rentas superiores a 1.800 euros.
  • Hijos mayores de 25 años que acrediten una minusvalía superior al 33% que vivan contigo y que, además, cumplan todos los requisitos anteriores.

Deducciones que se pueden aplicar si tienes hijos

Tener hijos es sinónimo de ahorro fiscal, ya que existen deducciones por nacimiento, por familia numerosa…  Presta especial atención a las siguientes casillas de tu declaración de la renta:

Casilla 513: mínimo por descendientes

En el IRPF existen unas cantidades mínimas exentas de tributación por entenderse que es un dinero que el contribuyente necesita para cubrir sus necesidades vitales, así como las de sus descendientes y ascendientes.

Deberás incluir a tus descendientes en el apartado correspondiente a tu situación familiar para que estas cantidades mínimas se vuelquen correctamente en el apartado K de “Adecuación del impuesto a las circunstancias personales y familiares: mínimo personal y familiar”.

Al tener hijos podrás beneficiarte, aparte de tu mínimo como contribuyente (5.550 euros), del mínimo por descendientes. Aumentará 2.400 euros por el primer descendiente, 2.700 euros por el segundo, 4.000 euros por el tercero y 4.500 euros por el cuarto y siguientes.

Estas cantidades mínimas aumentarán en 2.800 euros si tu hijo tiene menos de tres años.

En el caso de hacer la declaración de la Renta de forma individual, debes saber que podrás deducirte el 50 % de las cantidades que acabamos de mencionarte.

Deducción por maternidad

La deducción por maternidad es una ayuda de 1.200 € anuales para madres trabajadoras con hijos menores de 3 años. Esta ayuda se solicita bien de forma anticipada presentando el Modelo 140 a razón de 100 € al mes, o bien a través de la casilla 611 de la declaración de la renta.
En esta casilla se debe informar de todas las bases de cotización mensuales (que aparecen en la nómina), y en su caso, de los meses en los que el hijo da derecho a deducción por maternidad. Por ejemplo, si tu hijo ha cumplido los tres años en mayo del año pasado, tendrás derecho a 5 meses de deducción.
Si te quedan dudas, la Agencia Tributaria explica paso a paso cómo cumplimentar esta casilla en el siguiente vídeo por si te surgen más dudas.

Inclusión de los gastos de guardería

A partir del 1 de enero de 2018, la deducción por maternidad se incrementó hasta en 1.000 euros adicionales cuando se satisfagan gastos de custodia en guardería o centros de educación infantil siempre que se cumplan determinados requisitos.

Será la guardería o centro de educación infantil el encargado de presentar la declaración informativa en Hacienda mediante el Modelo 233. El máximo de esta ayuda a madres trabajadoras es de 1000 €, y lo podremos reflejar en casilla 613.

Los gastos que se pueden deducir son los de inscripción y matrícula, asistencia y el comedor. Eso sí, solo se pueden deducir los meses completos por los que hayas pagado y a los gastos hay que restar subvenciones y ayudas públicas.

Casilla 647: número de identificación del título de familia numerosa

Las familias numerosas cuentan con una ayuda fiscal de hasta 1.200 euros anuales o de hasta 2.400 euros si se trata de familias numerosas de categoría especial. Además, se pueden deducir hasta 600 euros anuales a partir del cuarto hijo (en la categoría general) o sexto hijo (en la categoría especial). También existe otra deducción de hasta 1.200 euros anuales por cada descendiente con discapacidad.
Toda esta información debe contemplarse en la casilla 647 y siguientes de la declaración de la renta. Por eso, comprueba si se ha incluido la información para que te apliquen la deducción.

Si dos o más contribuyentes (por ejemplo, el padre y la madre) tienen derecho a la aplicación de esta deducción, su importe se dividirá entre ellos por partes iguales.

Deducciones autonómicas

Cada comunidad autónoma regula las deducciones de una parte del IRPF y en la mayoría de ellas es posible incluir supuestos de maternidad, paternidad, familia numerosa y gastos escolares, entre otros, que también reducen la cantidad de IRPF a pagar. Las casillas que se deben utilizar dependen de la Comunidad Autónoma donde se presente la declaración. Puedes consultarlas en la web de la Agencia Tributaria según tu comunidad.

El modelo 145 para informar a Hacienda a través de tu empresa

Aunque no forma parte de la declaración de la renta, si eres padre primerizo, es importante que tengas en cuenta el modelo 145 para el cálculo del IRPF. A través de este documento se informa a tu pagador de tu situación personal y cambio de tus circunstancias personales y familiares para calcular las retenciones del IRPF que se deben practicar.

La empresa en la que trabajes es la que está obligada a realizar este cálculo y, por eso, todos los años al cambiar de ejercicio te entregará este documento para que lo rellenes, por si ha cambiado algo. Sin embargo, si has sido padre, debes rellenar el modelo 145 de nuevo.

Recuerda que tienes hasta el 30 de junio de 2020 para presentar la declaración o hasta el 25 de junio si el resultado de tu declaración es a ingresar y quieres domiciliar el pago en tu cuenta bancaria. Si te sale a pagar, no olvides que puedes hacer el pago con tu tarjeta de crédito ABANCA desde la página web de la AET y aplazarlo desde tu móvil al instante.

Recuerda que los contenidos de este blog tienen carácter informativo. Cualquier actuación motivada por su contenido o por la interpretación de las normas a las que hace referencia deberá ser analizada de forma específica teniendo en cuenta la situación particular de que se trate. 

Deja un comentario
No hay comentarios todavía

Comentarios cerrados

¿Quieres estar al día de todos los trucos de ahorro?

Si te apetece, podemos enviarte cada quince días una selección de los contenidos más últiles para que no te pierdas nada. Si quieres que aumenten tus ahorros, suscríbete y verás.